Las cremas de uso diario

Las cremas de uso diario, también llamadas cremas 24h, aplicación mañana y noche, son la base del cuidado de la piel del rostro ya sea sensible tanto para hombres como para mujeres.

cremas de uso diario

La función de las cremas de uso diario

La función de estos cosméticos debe ser la búsqueda del equilibrio de nuestra piel para evitar problemas puntuales como la grasa y el acné, la sequedad, la flacidez y en definitiva el envejecimiento prematuro.

El envejecimiento evolutivo comienza normalmente a partir de los 25 años, por lo que antes de esta edad es absurdo usar cremas para tratar arrugas, flacidez, etc.… pero si se deben tratar problemas que pueden acelerar el deterioro de la misma, como el acné y la seborrea, la sequedad, la congestión o cuperosis. El tratamiento fundamental antes y después de esta edad, es la protección de las agresiones externas como son la contaminación, el humo del tabaco y el sol.

Tienes que tener en cuenta que la piel solo absorbe entre el 3 y el 5% del producto que está en contacto con ella, así que aplicarse más cantidad no mejora los resultados. Por eso para que el uso de este tipo de cosméticos sea productivo, debemos tener muy en cuenta los siguientes puntos

Tres puntos necesarios:

  • que el cosmético que utilizamos tenga un porcentaje de activos suficiente. De aquí la importancia del uso de productos de calidad, estos se pueden encontrar en diferentes sitios y a muchos precios, pero nunca encontrarás productos con activos suficientes en las marcas blancas súper económicas de las grandes superficies.
  • que los activos que nos aplicamos sean los que necesita nuestra piel. La ausencia de un diagnóstico apropiado hace que la mayoría de las veces te apliques un producto que aun siendo de calidad tenga activos que no te hacen falta, resultando así, totalmente inocuos.
  • que no tomemos a estas cremas como solución a problemas, sino como prevención. Todas las marcas que te prometen soluciones en la crema de uso diario buscan que tu deseo de mejorar ese problema se convierta en necesidad de comprar ese producto.

Conclusión

No olvides que a nuestra piel la podemos ayudar desde fuera, pero que el principal aporte de activos llega desde dentro, una alimentación adecuada y la actividad física es fundamental.

En definitiva, busca una crema que te devuelva el equilibrio a la piel, con lo que notarás un mejor estado general, y si quieres una solución a un problema concreto existen tratamientos complementarios  de los que también hablaremos más adelante.

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *