Introducción sobre las cremas hidratantes

El mundo de las cremas hidratantes asi como los de Nivea es bastante complejo, porque no vale con ponerte una crema hidratante cualquiera, tienes que encontrar una que vaya con tu tipo de piel. Además también hay algunas cremas que tienen aportes adicionales como pueden ser reducción de arrugas, eliminación de manchas o con protección solar, entre otras.

Si no sabes todavía cuál es tu tipo de piel, aquí tienes unas indicaciones para saberlo:

Pieles grasas: Lo que caracteriza a este tipo de piel es que ese exceso de grasa que tienes se hace visible en ciertas partes del rostro, como son la frente, la nariz, y la barbilla. Además de poros dilatados, con imperfecciones y granos.

Pieles normales: Este tipo de piel no presenta ninguna alteración, alguna de sus características son: tacto muy suave, lisa, sin arrugas y elástica, poros cerrados y pequeños, y resiste bien a los cambios de temperatura.

Pieles secas: Estas pieles son las que no retienen la hidratación porque su rostro no produce el aceite natural. Si tu piel tiene un aspecto tirante, con tendencia a resquebrajarse, es sensible a los cambios de temperatura y en ella se aprecian pequeños vasos capilares, éste es tu tipo de piel.

Pieles mixtas: Éstas son una mezcla entre la piel seca y grasa. Es un tipo de piel muy delicado, la piel de la zona “T” (frente, nariz y mentón) es más gruesa, mientras que la de las mejillas es más fina y delicada. Lo que ayuda a identificar este tipo de piel es: piel grasa en la zona “T”, poros dilatados, y falta de hidratación en las zonas más delicadas.

Pieles sensibles: Este tipo de piel tiene una tolerancia inferior que la de una piel normal, es decir sufre sensaciones de incomodidad como el calor, enrojecimiento o tirantez, es clara, frágil, y propensa a sufrir problemas de acné, dermatitis y rojeces.

cremas hidratantes

¿Para qué sirven las cremas hidratantes, y cómo utilizarlas?

Las cremas hidratantes se utilizan para restablecer las pérdidas de agua, minerales y vitaminas que sufre la piel. De ahí que sea importante el tipo de piel, porque no todas las pieles tienen las mismas cantidades de estos componentes, y las cremas hidratantes lo que hacen es proporcionarte la cantidad adecuada para que tu piel luzca perfecta.

Otro factor importante para que la crema hidratante haga su efecto es una correcta limpieza de la misma, para la cual también se debe de tener en cuenta el tipo de piel que tienes, y así utilizar unos limpiadores u otros.

La mejor forma de utilizar las cremas hidratantes es combinar una de día y otra de noche, porque ambas actúan de manera distinta. Las cremas de día contienen un cierto porcentaje de principios activos y filtros solares, para proteger y dar energía a las defensas para tolerar las agresiones exteriores. Mientras que las cremas de noche contienen más principios activos que las de día, y no contiene filtros solares, porque evidentemente no son necesarios, todo ello para tratar la piel, activar la regeneración y la reparación celular.

Y para terminar un consejo, no intercambies nunca la crema de día con la de noche, porque cada una está hecha para cubrir unas determinadas necesidades, y debe utilizarse como su propio nombre indica, una por el día y la otra por la noche.

 

Autor entrada: admin

1 thought on “Introducción sobre las cremas hidratantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *