Aceite de palma: ¿Qué riesgos trae su consumo?

El aceite de palma, es un aceite de origen vegetal, este es obtenido del mesocarpio de la palma. En el volumen de producción del aceite, este se ubica en el segundo puesto, siendo el primero el aceite de soja. Aunque el aceite de palma es rico en vitamina A y vitamina E, y sus costos son relativamente cortos con respecto a los aceites normales,  puede ser nocivo para la salud si se consume con regularidad.

Otra de las razones por la que las personas tienden a comprar más este aceite es que “Es una grasa untuosa” No es posible hacer una crema de cacao con aceite de oliva porque sería líquida como una salsa. Además, el aceite de palma se enrancia menos.

Su producción se ha cuadruplicado durante los últimos 20 años, y ha pasado de los 14,6 millones de toneladas en 1995 a los 61,1 millones de toneladas del 2015. Los mayores consumidores son China, India, Indonesia y la Unión Europea. Este aceite se puede utilizar en la cocina tradicional, de hecho, existen recetas de galletas y tortas que lo incluyen, hasta la famosa Nutella tiene en su contenido aceite de palma, pero, ¿Por qué es nocivo para la salud este aceite? A continuación te lo explicaremos.

El aceite de palma es nocivo para la salud por diversas razones, y casi todos los alimentos empaquetados poseen este aceite, por ello, la Unión Europea sacó una nueva norma con respecto a los empaquetados de los productos, se declaró que debían evitarse o disminuirse la cantidad de aceites vegetales en los productos. La Unión Europea no sacó a la luz esta norma solo porque sí, resulta que el aceite de palma causa un daño atroz en el medio ambiente, además que es un aceite rico en grasas saturadas, esto incrementa el riesgo de enfermedades cardiovasculares e incrementa el nivel de colesterol malo.

aceite de palma

Estudios demostraron que no todas las grasas saturadas son malas, resulta que existen grasas saturadas buenas y grasas saturadas malas, sin embargo el aceite de palma, solamente contiene las malas. Si entramos en detalle, el ganador de las peores grasas saturadas es el ácido palmico, un ácido graso con una cadena de carbonos relativamente corta –16 átomos–.

En la actualidad es casi imposible no encontrarlo en los alimentos procesados, ya se debe saber que estos poseen un escaso nivel nutricional y son ricos en hidratos de carbono refinados, azucares y sal.

Medio ambiente:

Este tipo de aceite es producido específicamente en Indonesia y Malasia, ahí se encuentra el 85% de la producción mundial, sin embargo se pueden encontrar cultivos en Papua, Colombia, Tailandia, Camboya, Brasil, entre otros.

Los efectos de la expansión de estos cultivos han contribuido a la deforestación de los bosques tropicales, daños a especies locales como tigres, elefantes, orangutanes, y también el abuso de derechos humanos. Por todos estos problemas, se ha exigido que en las etiquetas de los productos que contienen aceite de palma tenga plasmado algo que indique de forma obligatoria en la etiqueta la procedencia del aceite de palma y si cumple con las exigencias de sostenibilidad.

¿Cómo saber que alimentos contienen aceite de palma?

Existen varias maneras para saber si un alimento contiene aceite de palma, el primero es revisar las etiquetas de los productos, en esta etiqueta debe estar reflejado si el producto contiene aceite de palma.

Otra manera para saber si los alimentos que deseas adquirir tienen aceite de palma es con aplicaciones para los teléfonos celulares. Aunque no todo el mundo posee un teléfono celular, para quienes si los tienen, pueden descargarlas aplicaciones POI Scanner App y Palm Oil Detector.

Estas aplicaciones utilizan el escaneo de los códigos de barra con la cámara de tu celular, para que sea escaneado el código y la aplicación busque en la base de datos. Es necesario disponer de una buena conexión a internet. Luego de haber buscado en la base de datos, la aplicación te informará si el alimento contiene aceite de palma o no.

Alternativas

Para la salud, es mejor evitar las comidas procesadas, apostar por los alimentos caseros y frescos, dejar de utilizar los cosméticos que lo contengan y exigir a los fabricantes que respeten los criterios de sostenibilidad, como aconseja la OCU.

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *